5 claves para ahorrar combustible en tu flota

5 claves para ahorrar combustible en tu flota

Cualquier empresa con flota de vehículos, sea cual sea su tamaño, puede reducir el consumo de combustible haciendo una correcta y eficiente gestión de flota.

Esto permitirá también, optimizar las horas de trabajo y mejorar la competitividad.

Existen 5 puntos fundamentales para conseguir optimizar la flota:

  1. En primer término, se debe dotar a la flota de un sistema de localización y control de flotas. Esta herramienta permite conocer los parámetros básicos de la flota: el aprovechamiento que se hace de cada vehículo, su consumo, las condiciones de adquisición, los usos no autorizados, etc. Sin tener esta información clave, de forma rápida y veraz, no es posible tener los parámetros necesarios para identificar ahorros.
  1. La gestión de los mantenimientos de los vehículos que integran la flota es un elemento fundamental para mejorar la eficiencia energética y la huella de carbono. Un vehículo correctamente mantenido, mejora su consumo y su impacto medioambiental. En este sentido, algunos de los sistemas de gestión de flotas, incorporan módulos para la gestión y control de los mantenimientos.
  1. Otro punto importante para conseguir ahorros de combustible, es concienciar a los conductores de los vehículos sobre una conducción eficiente. En muchas ocasiones observamos vehículos realizando una conducción agresiva, largos intervalos a ralentí o rutas mal dimensionadas. Esta información, también es posible tenerla a mano con los sistemas de gestión de flotas, información que permite corregir hábitos ineficientes.
  1. Es conveniente establecer un calendario de auditorías energéticas y de optimización de rutas cada cierto tiempo para corregir las desviaciones que con el quehacer diario se van produciendo.
  1. Es aconsejable, en los casos que la actividad de la empresa lo permita, orientar la renovación de la flota hacia vehículos de combustibles alternativos (electricidad, híbridos, gas natural, GLP o biocombustibles), en lugar de los combustibles convencionales (gasóleo, gasolina). Esta decisión tiene también una repercusión positiva en la imagen de la empresa, como empresa sostenible.

La ejecución e interiorización por parte de la empresa en estas soluciones apuntadas repercute de manera inmediata en la optimización de la flota y en la reducción de los distintos conceptos que suponen un coste inherente a la flota.